Sillas de Hierro para el Jardín

Sillas de Hierro para el Jardín

¿Qué hace que el hierro sea tan especial?

Las sillas de jardín de hierro son perfectos para los climas que tienen una mezcla de periodos lluviosos y soleados. Así, cuando se expone a los elementos, el hierro desarrolla una capa microscópica de óxido en su exterior. Es esta capa de óxido la que actúa como barrera para proteger el metal de más daños y evitar que se corroa.
A pesar de ser increíblemente duraderos, las sillas de hierro no son nada caros. Esto significa que, a la hora de elegir el juego de comedor de jardín perfecto, puede tener tanto estilo como calidad a un precio asequible.

Resistencia y durabilidad

Las Sillas de hierro para el jardín son muy resistentes a las grietas y a otros tipos de manchas, y son ideales para las familias ocupadas, ya que pueden soportar tanto los elementos como el uso frecuente.

Aunque le recomendamos que guarde sus muebles de hierro en un lugar seco durante los meses de invierno, o que utilice una funda durante los periodos de lluvia, no tiene que preocuparse de que los elementos rompan la estructura de Las Sillas en sí, ya que son muy resistentes.

Olvídese de esas mesas auxiliares de plástico para el jardín, su espacio de jardín también puede tener un aspecto y una sensación de lujo. Si busca una mesa auxiliar de jardín moderna y práctica para colocarla junto a su banco, nuestros expertos recomiendan el juego de mesas auxiliares de jardín de hierro con cristal esmerilado gris Cala.

La mesa grande y la pequeña se acoplan entre sí para ahorrar espacio y poder guardarlas de forma práctica; la mesa de centro más grande tiene el tamaño perfecto para los cócteles y los aperitivos, mientras que la más pequeña es una mesa auxiliar ideal para las decoraciones del jardín, las plantas en maceta o más cócteles.

Función y forma

Otra gran característica del hierro es que es lo suficientemente ligero como para recogerlo y moverlo por el jardín, pero lo suficientemente sustancial como para seguir causando un impacto de estilo en el espacio. Esto hace que sea fácil cambiar el estilo de su jardín y guardarlo en el interior durante los meses de invierno.

Pero ligereza no significa debilidad; el hierro tiene una calidad de peso que lo hace lo suficientemente pesado como para permanecer en su patio. Esto, combinado con características como la tapa de cristal esmerilado de nuestras mesas Palermo y Fresco, mantendrá su mesa de jardín en su sitio.

¿Cómo se limpian las sillas de hierro?

Si busca muebles de jardín que requieran poco mantenimiento y sean fáciles de limpiar, el hierro está a punto de convertirse en su nuevo mejor amigo. Esto es especialmente cierto si compra una estructura con recubrimiento de polvo o de hierro fundido, ya que el acabado es horneado. Esto hace que supere a los revestimientos básicos pulverizados en cuanto a durabilidad y longevidad.

Para limpiar la estructura de hierro con recubrimiento de polvo de su mesa o bancos, primero retire los cojines decorativos y los accesorios de los muebles. A continuación, basta con lavar la superficie con un paño sin pelusas y agua jabonosa. La suciedad y las sales pueden acumularse en la superficie con el paso del tiempo, lo que hace que tenga un aspecto polvoriento y mugriento, por lo que es mejor limpiarlo primero para evitar que se dañe el revestimiento de polvo.

El mejor consejo: No te olvides de limpiar debajo de las sillas y en todas las grietas y ranuras. Si su mueble tiene una tapa de cristal, límpiela con un limpiacristales de uso doméstico, pero evite rociarlo sobre el revestimiento en polvo.

Para las marcas más resistentes o grasientas, puede añadir un ácido doméstico suave como el vinagre o el zumo de limón. Evite cualquier producto a base de amoníaco o sosa, ya que puede favorecer una mayor oxidación de la superficie. Evite raspar o frotar el revestimiento de polvo con un paño abrasivo, ya que podría dañar o incluso eliminar el revestimiento de la superficie.

Es una buena idea utilizar la manguera del jardín para dar al hierro un buen aclarado. Como el hierro es antioxidante, no dañará la superficie. Si lo haces, evita utilizar una lavadora a presión o un ajuste fuerte en la boquilla de la manguera de jardín, ya que un chorro de agua tan fuerte y concentrado podría dañar el acabado de los muebles. Una manguera de jardín normal es suficiente.

Deje que las sillas se sequen completamente antes de colocar los cojines en el asiento. Le aconsejamos que lave los marcos de las mesas y los bancos cuando sea necesario, pero asegúrese de darles una última limpieza a fondo antes de guardar las sillas para el invierno.

El mejor consejo: Intente limpiar sus muebles de hierro con recubrimiento de polvo a la sombra para evitar que se sequen rápidamente y que se decoloren.

¿Cómo puedo mantener el hierro con el mejor aspecto?

Una superficie de hierro con recubrimiento en polvo no sólo aumenta el atractivo visual del hierro, sino que también da al metal una resistencia adicional. Esto ayuda a reducir los arañazos y las abolladuras del uso diario. Sin embargo, para que siga teniendo el mejor aspecto, le sugerimos que vigile si hay pequeñas astillas o grietas en la superficie. De este modo, podrá evitar que el agua entre por debajo de la capa exterior.

Para proteger aún más la superficie después de limpiarla, pásale un poco de cera para coches o aceite para bebés con un paño seco, ya que esto ayudará a darle un brillo maravilloso. Si realmente quiere que su hierro con recubrimiento de polvo tenga el mejor aspecto, de vez en cuando puede aplicar también un producto de cera especialmente diseñado para mantener los recubrimientos de polvo como nuevos. Un buen momento para hacerlo es justo antes de guardar o cubrir su juego de patio para el invierno.

Por eso debería comprar muebles de hierro para su jardín. Son fáciles de mover y estilizar. Prácticos a la hora de limpiarlos y capaces de resistir las inclemencias del tiempo.