Tomillo Propiedades Medicinales - Propiedades Medicinales del Tomillo

Propiedades Medicinales del Tomillo Leave a comment

Es una planta noble, que tiene variedad de usos. En uso médico se aprovecha toda la hierba en flor, sin las raíces; el producto de calidad es el formado solamente por las partes superiores de los brotes floríferos. A nivel gastronómico, como condimento se utilizan sólo las hojas.

Descripción de la planta del Tomillo

Es un pequeño semi-arbusto de la familia de las labiadas que alcanza una altura comprendida entre los 10 y 40 cm. Los tallos cuadrados y erguidos van cubiertos de cortos pelos y poseen hojitas de 4 a 10 mm de largo, elípticas y sentadas, o de pecíolo corto. Son muy rugosas por el envés y lisas por el haz, y tienen el borde enrrollado. Las flores se disponen en espigas y son de color rojo pálido.

Toda la planta del tomillo despide un intenso aroma. Su época de floración se sitúa entre mayo-junio-agosto. Esta planta medicinal y culinaria es original del maquis mediterráneo. En Centroeuropa es propia de cultivos y huertos, apareciendo en ocasiones, ejemplares asilvestrados.

Recolección y preparación del tomillo:

Se recolecta la hierba en flor, eligiendo los ápices. Se la ata o se la deja esparcida a media sombra para que se seque al aire. Cuando se hace con calor artificial no debe superar la temperatura de 35º C, lo mismo que en todas las plantas que contienen aceites esenciales.
Sustancias activas: Aceite esencial con timol hasta el 50 por ciento, carvacrol, borneol cimol, pineno y otros, algo de tanino, glucósidos y resinas.

Acción curativa y uso del tomillo: El principio activo más importante es el aceite esencial que confiere a la planta su acción espasmolítica y desinfectante. Los pulmones y los bronquios, el estómago y el intestino, son los órganos a los que más ayuda el tomillo. El té o lo extractos en forma de gotas y jugos calman la tos convulsiva también la tos ferina, las bronquitis crónicas y agudas y los ataques de asma. El tomillo actúa como tonificante en el tracto digestivo. Estimula el apetito y hace que se digieran mejor las comidas. Elimina los fenómenos fermentativos y las dolencias convulsivas, normalizando también las heces malolientes.

Se lo utiliza en forma de té o también como componente de numerosas infusiones contra la tos y para el dolor de estómago, y un extracto de la planta es un elemento eficaz de muchos elixires, jugos y gotas contra la tos.
El baño de tomillo está indicado contra la tos, los nervios, el reuma y los trastornos intestinales.

Modo de preparar el Tomillo: Se mezcla 1 cucharadita con cuarto litro de agua, se calienta hasta hervir y se cuela. Se bebe 3 tazas diarias templadas, y contra la tos se endulza con miel.
Modo de preparar el baño de Tomillo: Se vierte un litro de agua hirviendo sobre 100 g de tomillo, se deja reposar por espacio de 15 a20 minutos, se cuela y se añade al agua del baño.
Consejo particular: Contra los trastornos gástricos y la tos convulsiva casi siempre dan mejores resultados las mezclas.

Empleo como condimento: Es perfectamente comprensible que una planta medicinal que actué sobre el estomago y el intestino y que tenga una aroma tan agradable, sea aprovechada también como condimento. El tomillo resulta especialmente indicado, para los platos grasos, pues no solo enriquece su sabor si no que los hace más digestivos. Todo lo que es graso se tolerará bien. No me refiero solamente a cuestión de carnes, sino que también las patatas asadas, los huevos revueltos con tocino, los embutidos y los quesos fuertes. Junto con Romero y sal, constituye una mezcla muy recomendable para aderezar guisos grasientos.

El tomillo como remedio casero: En el antiguo Egipto se cultivaban especies de tomillo destinadas a perfumar los ungüentos para embalsamar. Puede suponerse que también se las utilizaba con fines medicinales. Lo usaron así mismo los griegos y los romanos, tal como sabemos por Plinio, Dioscorides y Teofrasto. Sin embargo, esta planta no cruzó los alpes hasta el Siglo XI. Las primeras crónicas a este respecto pueden leerse en la Physika, de la abadesa Hildegarda de Bingen y en las obras de Alberto Magno. Del recetario de herboristería de. P. A. Matthiolus (Praga, 1563) partieron todas las obras posteriores y en él basa también la medicina popular sus conocimientos, pues es allí en donde se habla por primera vez de la fuerza y la eficacia del tomillo.

El empleo en medicina popular coincide todo lo que hemos indicado en el apartado acción curativa y uso. Se le considera además como un producto para estimular la menstruación y se le recomienda contra el acné y las impurezas de la piel incluso endulzado con mucha miel tonificante. Se lo usa también con mucha frecuencia como vermífugo, contra los dolores de cabeza y para gargarismos contra el dolor de garganta y la ronquera. Del aceite esencial con timol se prepara un alcohol que se utiliza para desinfectar las heridas y como linimento contra el prurito senil.

El timol que es el principal componente del tomillo, puede dar lugar a una hipofunción de la glándula tiroides, pero si se usa la planta en forma de té, no hay nada que temer. De todas formas deben evitarse las sobredosis. Si se mantiene uno con las dosis que hemos indicado no se producirán efectos secundarios de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *