Multiplicar las Plantas ¿Cómo podemos multiplicar las plantas en el Jardín? Leave a comment

Hay diferentes formas de poder multiplicar las plantas en nuestro jardín, por eso vamos a ver como podemos multiplicar las plantas en nuestro jardín.

Multiplicar plantas: acodo subterráneo

Acodar consiste en hacer desarrollar raíces en un tallo que está unido a una planta madre. Una vez enraizado el tallo, se separa para convertirse en una nueva planta que crece con raíces propias de manera independiente.
El acodo subterráneo consiste en doblar una rama hacia el suelo, enterrando la parte media (a la cual se le hacen algunos cortes) y dejando afuera la punta del acodado.

· Los acodos subterráneos pueden ser simples o múltiples y son muy fáciles de realizar.
· Es un método ideal para multiplicar arbustos de ramas flexibles, especialmente trepadoras y rastreras. Muchas plantas los utilizan espontáneamente.

La clave del éxito
· Si escoge la rama adecuada, sigue ciertos pasos y se pone manos a la obra en otoño o en primavera, lo más probable es que consiga realizar con éxito su tarea.

La rama adecuada
· Necesita una rama larga, joven y flexible (de no más de un año) que tenga yemas (o nudos) y esté unida a la planta madre.
· Si los brotes acodados se disponen en círculo alrededor de la planta madre, pronto aparecerá una planta renovada.

Multiplicar plantas: acodo aéreo

Acodar consiste en hacer desarrollar raíces en un tallo que está unido a una planta madre. Una vez enraizado el tallo, se separa para convertirse en una nueva planta que crece con sus raíces propias de manera independiente.

· La gran ventaja de los acodos es que permiten multiplicar -con mayor probabilidad de éxito- ciertas plantas difíciles de propagar vegetativamente y –además- que las nuevas plantas obtenidas se pueden trasplantar antes que con otros métodos, pues se desarrollan en un menor lapso de tiempo.
· Eso sí, requieren de un trabajo minucioso y meticuloso, pues es necesario controlar y mantener la debida humedad de los acodos; además, utilizan mayor cantidad de material vegetativo que el que se usa para injertar (utiliza ramas completas).
· Los acodos aéreos son un poco más complicados que los acodos subterráneos.
· Las mejores épocas para realizar acodos son primavera y otoño.
· Los gomeros y las camelias se reproducen por este método. También las limas, higos, limones.

Multiplicar plantas: división de champas

La división de matas se usa para multiplicar arbustos pequeños y herbáceas perennes que forman «champas»; por ejemplo: vinca, lavanda, gerbera, ceratostigma…
Una vez que la planta alcanza al menos dos años ya se puede multiplicar por división.
Este método no sólo nos permite tener más plantas, sino que resulta conveniente también para el desarrollo de la planta madre.
Aproveche los inicios del invierno para dividir por champas. Vuelva a plantarlas y espere a que tomen fuerza en primavera.
En algunos casos también se puede realizar esta tarea en primavera.

Multiplicar plantas: división de hijuelos

Algunas especies forman retoños (hijuelos o chupones) de manera natural al pie de sus troncos. Estos surgen de raíces superiores, superficiales, que se transforman en nuevas plantas, desarrollando su propio cepellón de raíces.
Muchas de las plantas que generan hijuelos resultan agresivas, pues terminan levantando pavimentos o rompiendo muros.

Algunas especies que se reproducen de esta forma son: pawlonia, olmo, álamo, sequoia, higuera, algunos manzanos de flor, crespón, olivo, ailanthus, rhus typina. También el bambú, mahonia, cornus alba, avellano, kerria, pernettya.

¿Cuándo dividir?
· Los hijuelos de arbustos que pierden sus hojas, se separan a comienzos del invierno y los de hoja perenne durante la primavera.
· Es muy fácil desgajar y plantar retoños, pero no siempre el resultado es exitoso: la cuarta parte suele perderse, por lo cual conviene aprovechar todos los que produce la planta.

Multiplicar plantas: esquejes de tallos tiernos y semiduros

Un esqueje es una porción de planta que, con un adecuado tratamiento, puede ser inducida a enraizar, crecer y convertirse en un ejemplar idéntico al de la planta madre.
Su principal ventaja es que permite reproducir exactamente la misma especie y el mismo sexo de la planta de donde tomamos el vástago. Esto es muy interesante a la hora de multiplicar plantas que nos merecen una especial estima.
Los esquejes de tallo pueden ser tiernos, semiduros y duros.

¿Qué especies se multiplican por este método?
· Muchas perennes resistentes y algunos arbustos pequeños (persistentes o caducos) se propagan de este modo: hisopo, lavanda, romero, salvia, pelargonio, mejorama, tomillo, geranio.

¿Cuándo hacer esquejes tiernos y semiduros?
· Los esquejes tiernos se toman de vástagos del mismo año, en época soleada, desde principios de primavera hasta mediados del verano. Son verdes del ápice a la base.
Se cortan lo más limpiamente posible, ya que los cortes «deshilachados» son puerta de entrada para las infecciones. Se eliminan las hojas más bajas que se pudrirían en la tierra.
· Los esquejes semiduros se toman generalmente a principios de otoño, de vástagos más gruesos y recios. Son verdes en el ápice superior y parcialmente duros en la base.
Se cortan trozos de 10 a 20 cm. (que tengan dos yemas), dando un tirón con la mano a una rama situada debajo del punto de crecimiento, dejando incluso un poco de talón. Desde allí salen las raíces en la primavera. Se conservan en invernadero hasta el año siguiente.
La mayoría de los arbustos, trepadoras y coníferas se multiplican por este método.

El secreto del éxito
· La humedad constante pero no excesiva es el secreto para el éxito de los esquejes, que en pequeños o grandes invernaderos aumentarán sus posibilidades de supervivencia y la rapidez de enraizamiento.

Multiplicar plantas: estacas o esquejes de tallo duro

Un esqueje es una porción de planta que, con un adecuado tratamiento, puede ser inducida a enraizar, crecer y convertirse en un ejemplar idéntico al de la planta madre.
Su principal ventaja es que permite reproducir exactamente la misma especie y el mismo sexo de la planta de donde tomamos el vástago. Esto es muy interesante a la hora de multiplicar plantas que nos merecen una especial estima.
Los esquejes de tallo pueden ser tiernos, semiduros y duros.
Las llamadas «estacas» son esquejes de tallo leñoso y duro.

¿Qué especies se multiplican por este método?
· Con este método se multiplica una gran variedad de árboles, rosales, arbustos florales y otros.

¿Cuándo hacer esquejes duros?
· Prepárelos a fines de otoño, tomándolos de vástagos adultos del año, de especies leñosas (la mayoría de hoja caduca) y plántelos en primavera.
· Aproveche las podas de comienzos de invierno: agrupe varias estacas con las puntas mirando hacia el mismo lado, aplíqueles un enraizante y amárrelas.
· Si vive en una zona con inviernos suaves, entierre las estacas directamente en el suelo.
· Si vive en zonas de inviernos crudos, entiérrelas a continuación horizontalmente en tierra arenosa, arena o turba y guárdelas en un lugar fresco y húmedo hasta la primavera siguiente.
· Plántelas en cuanto empiece el buen tiempo.

¿Qué cuidados requieren?
· Afirme el suelo después de las fuertes heladas de invierno.
· En primavera y verano mantenga los esquejes con humedad suficiente.
· No se dedique a sacar el esqueje para ver si ha dado nuevas raíces. Espere a ver la aparición de nuevo crecimiento: será la mejor señal de que ello ha ocurrido.
· Las mezclas de tierra utilizadas para sembrar plantas también sirven para los esquejes. En algunos casos se recomienda agregar un poco de arena. La planta echará raíces en poco tiempo.

El secreto del éxito
· La humedad constante pero no excesiva es el secreto para el éxito de los esquejes, que en pequeños o grandes invernaderos aumentarán sus posibilidades de supervivencia y la rapidez de enraizamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *