martes, diciembre 1, 2020
 HAZ CLICK - Comprar Parafernalia de Marihuana
Inicio jardineria Diseño Jardines El jardín japonés: características y composición.

El jardín japonés: características y composición.

Características del Jardín Japonés

El principio fundamental del jardín japonés es muy simple: está destinado a ser la expresión de la naturaleza misma. Porque en Japón, según la herencia taoísta, la naturaleza es sagrada. También es un ejemplo de equilibrio y armonía. Por ello, el jardín japonés busca acercarse a este equilibrio ofreciendo una versión en miniatura del entorno natural.

¿Quieres desarrollar un jardín japonés? ¿O simplemente tienes curiosidad? A continuación se presentan algunas características centrales de este saber hacer ancestral y los principales elementos de su composición.

¿Qué es el jardín japonés?

El jardín japonés busca reproducir la naturaleza y sublimarla. Por lo tanto, tenderemos a imitar sus elementos: mares, ríos, lagos, bosques y montañas. El jardín japonés también se integrará en su entorno buscando encajar en la casa, las carreteras, la arquitectura y los paisajes circundantes.

En las creencias tradicionales japonesas, el caos natural en realidad esconde una armonía fundamental. Por el contrario, las líneas rectas, los ángulos e incluso los números conducen a los espíritus malignos. Por eso, a diferencia de los jardines franceses, la belleza del jardín japonés está ante todo en la asimetría.

En esta concepción entretejida de caos y armonía, las palabras clave del jardín japonés son simples: sobriedad, calma, flexibilidad y equilibrio. Luego, el espacio se modela con delicadeza para llamar a la presencia y relajación de sus contempladores. En este enfoque, el estilo tradicional japonés priorizará tres elementos: la miniaturización de la naturaleza, la captura del paisaje circundante y los símbolos espirituales.

En el jardín japonés, la composición de rocas, árboles y puntos de agua está destinada a ser fiel a la naturaleza y su carácter sagrado. En Japón, los símbolos se refieren a creencias budistas y taoístas. Pero, por supuesto, todos pueden ver lo que quieren.

A nivel técnico, el diseño del jardín japonés se basa en dos objetivos fundamentales: asimetría y ocultación. Explicaciones.

Asimetría

Para componer un jardín japonés, primero debes organizarlo para la contemplación. Y este es el papel de la asimetría. El paisajista trabaja así en perspectiva para dirigir la mirada hacia donde desee. Más que puntos de fuga, queridos por los jardines franceses, el jardín japonés está compuesto por el equilibrio de sus «planes». Jugaremos así con tres o cuatro niveles de miradas que se responderán entre sí. Con los elementos de composición (rocas, árboles, etc.), trabajaremos también sobre formas y tamaños, sólidos y vacíos. También daremos prioridad a los impares, absolutamente fundamental en la tradición japonesa. Al final, se trata de dar una sensación de equilibrio, espacio y apertura, propicia para el apaciguamiento y la serenidad.

Ocultación

La otra gran técnica del jardín japonés es el ocultamiento. Al jugar con los planos de la composición, se trata de esconder ciertos elementos para dejar sorpresas al espectador. La idea también es dotar a tu jardín de distintas características según los puntos de vista. ¿El interés central del ocultamiento? Da la impresión de que el jardín está abierto, sin vallas. Tradicionalmente, los jardines japoneses ofrecían así la ilusión de una ruta a seguir para llegar a las montañas visibles en el horizonte. En un jardín bien diseñado, parece que puedes ir a cualquier parte tomando los senderos. Para producir tal efecto, las estructuras que encierran el jardín deben ocultarse hábilmente a la vista. Especialmente podemos utilizar plantas con follaje siempre verde y setos de bambú, con líneas trazadas estratégicamente.

Jardín japonés de Toulouse


Jardín japonés de Toulouse

Los elementos del jardín japonés: rocas, plantas, agua, arena, grava, adornos …

El jardín japonés es sobrio y hábilmente organizado, a pesar de su aparente asimetría. Para diseñarlo evitaremos líneas rectas y demarcaciones demasiado obvias. Y privilegiaremos la orientación de las miradas y los paseos por la diversidad de los elementos que lo componen: rocas, plantas, agua, arena, grava, ornamentos….

Sin embargo, no se trata de sobrecargar la vista del jardín sino de resaltar los elementos elegidos. Porque el conjunto debe ser coherente y equilibrado, como una fotografía bien compuesta.

Por lo tanto, nos enfocamos primero en un tema central y dominante: piedra, agua, madera, un símbolo que se puede plasmar en una estatua, etc. A partir de aquí, depende de usted, con su paisajista, imaginar el jardín de sus sueños. Para lograr esto último, aquí hay algunos elementos básicos a considerar.

Las rocas

Las rocas juegan un papel central en la tradición japonesa. A menudo por tres, a veces por cinco o siete, en la tradición animista encarnan los espíritus divinos. En la herencia más reciente, albergan para ciertos japoneses el espíritu de Buda.

Por esta importancia simbólica, las rocas son imprescindibles en el trabajo estético del jardín japonés. Sus agrupaciones actuarán generalmente como una transición entre diferentes áreas. Las rocas pueden, por ejemplo, distinguir una parte de la planta y una cuenca. O señalarán la separación entre la terraza de la casa y un camino ajardinado. Etc.

Al igual que con el resto del jardín, las rocas deberían aparecer en su entorno natural. Por tanto, el paisajista elegirá las piedras con precisión. Luego organizará su agrupación y su disposición para darles su autenticidad. Luego combinará hábilmente piedras lisas y redondeadas, rugosas y asimétricas y diferentes tamaños y colores. Luego los colocará uno encima del otro o ligeramente separados, horizontal o verticalmente, etc.

El agua

El agua también es fundamental en el jardín japonés. Simboliza al mismo tiempo la suavidad, la fuerza y ​​la armonía de la naturaleza. Símbolo de vida, también depurativo y regenerador. En su jardín, puede manifestarse como un arroyo estrecho y sinuoso, un estanque central cubierto de piedra, un lago salpicado de nenúfares o una cascada bien colocada.

Además, los puntos de agua están regularmente acompañados de islotes, puentes y escalones que permiten llegar a las orillas. También pueden albergar carpas. koi, rojos y naranjas, fuertes símbolos de la cultura japonesa. Para proyectos más pequeños, finalmente puede integrar una fuente mecedora. A menudo, en el bambú, su agua puede, por ejemplo, inundar el suelo antes de ser reciclada. Véase también en el lateral de tsukabai y shishi Odoshi, otros tipos de fuentes que se describen a continuación (“Accesorios y adornos”).

Plantas

Las plantas son el tercer elemento fundamental del jardín japonés. Y siguen la misma lógica que los demás: la organización de los planos y el equilibrio de la composición. Sin embargo, las plantas tienen una particularidad: ¡están en constante evolución! Esto es lo que los hace interesantes, pero también es lo que plantea los mayores desafíos paisajísticos. Porque no solo las plantas cambian de color con las estaciones, sino que crecen, echan raíces, se deforman, etc. Por lo tanto, deben elegirse cuidadosamente y sus formas deben ir acompañadas para organizar la coherencia del conjunto.

Evidentemente, el corte y el tamaño son fundamentales para dar a las plantas las formas deseadas. También debemos pensar en la elección de especies, las épocas de floración, las composiciones, etc. El delicado trabajo del paisajista en este punto se llama en Japón el arte de niwaki. Porque entre la organización de los diferentes planes, las composiciones estacionales y la gestión del corte, el abanico de posibilidades es importante y el saber hacer es fundamental. Sobre todo porque las posibles especies de plantas para el jardín japonés son muy numerosas: camelias, robles, cerezos japoneses, pinos, arces, sauces, cipreses japoneses, bambú, hayas, almendros, sophora, azaleas, gingko. Pero también brezo, rododendro, andrómeda u osmanto, carbón vegetal, Nandina domestica, magnolia …

Además de plantas y arbustos, el jardín japonés favorecerá el musgo sobre el césped. Para los aficionados más motivados, también podemos adornarlo con uno o más bonsai, este arte tradicional tan notable.

Bonsai de jardín japonés

Caminos, arena y grava

Los caminos, la arena y la grava son comunes en los jardines japoneses. Los senderos son generalmente de tierra y están cubiertos de grava o piedras planas. Evidentemente te permiten pasear por el jardín pero también participan de su equilibrio estético. ¡Los conocidos «escalones japoneses» tenían la intención tradicional de hacer posible llegar al pabellón de té sin ensuciar los kimonos de los invitados! Hoy en día, estas piedras colocadas en el suelo aún dan carácter a los jardines japoneses. Y el toque estético que constituyen es bastante agradable a la vista.

Los pequeños senderos estrechos, llamados shiki-ishi, son otra tradición japonesa. Apelan a la imaginación de los observadores y dan a los paseos un lado misterioso. los shiki-ishi Están rodeadas de plantas bajas, arbustos y bambú enano. Dirigen a los visitantes a los espacios ocultos del jardín, estimulando su curiosidad.

Finalmente, un área formada por pequeñas piedras o grava puede formar un jardín. zen, particularmente querido por los budistas. Estos espacios donde no se camina, salvo para mantenerlos, son relajantes para la vista y aptos para la meditación. Tradicionalmente dibuja líneas, ondas y patrones con un rastrillo. Esta práctica es en sí misma meditativa. Y los diseños contrastarán sobriamente con las piedras y la vegetación circundante.

Características del Jardín Japonés

Accesorios y adornos

Los accesorios y adornos pueden completar el conjunto. Bien elegidos, los faroles, estatuas y pequeñas fuentes le darán a tu jardín japonés su toque final. Sin embargo, es importante ser parsimonioso y colocar estos objetos con delicadeza.

Puedes optar por linternas toro que iluminará sutilmente los caminos con su luz tenue. Por la noche, destacarán los puntos clave de su jardín y arrojarán un misterio en las copas de los árboles y las áreas sombreadas.

Para fuentes pequeñas, puede elegir un tsukabai, cuyo papel tradicional es la purificación antes de la ceremonia del té. Además de su función estética y simbólica, el tsukabai le permite beber o lavarse las manos. los shishi Odoshi es una fuente de bambú con sistema pendular. Se llena de agua, luego se balancea regularmente y se vacía, golpeando una piedra con un chasquido. La regularidad de este sonido favorece la meditación.

Para los seguidores del género, finalmente podemos optar por estatuillas japonesas de dioses antiguos o Budas. Sin embargo, es necesario permanecer sobrio para mantener el equilibrio estético del jardín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

El vínculo natural entre casa y jardín

Unión entre la Casa y el Jardín ¡Qué agradable es tomar el sol en tu terraza nada más hace buen tiempo! Verdadero espacio vital y...

¡Césped sintético, césped verde todo el año!

Instalar Césped Sintético Cada vez más extendido entre los particulares, en parques, parques infantiles o campos deportivos, el césped sintético es una solución económica, que...

¿Cómo controlar mejor la gestión del agua para mantener su jardín?

Controlar la gestión del agua en el Jardín Con el fin de preservar nuestro entorno natural, contamos con varios medios para preservar los recursos hídricos...

La procesionaria del pino, peligros y tratamientos

La procesionaria del pino La procesionaria del pino va camino de colonizar casi todo el territorio bretón. Moviéndose de sur a norte gracias al cambio...

Comentarios recientes

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies