Fumigación del Jardín ¿Cómo tenemos que fumigar el Jardín? Leave a comment

Junto al abono y las podas, la fumigación es una importantísima labor en la jardinería.
Bien realizada, permitirá acabar con las plagas que afectan a sus plantas.
Mal hecha, puede acabar con sus plantas.
Cada enfermedad tiene su propio remedio: cual doctor del jardín, aprenda a recetar y administrar el adecuado a cada mal.

¿Cuál es la época para fumigar?
· En ninguna época del año hay que descuidarse, ya que las pestes y enfermedades del jardín permanecen siempre latentes pero, al llegar la primavera, no sólo el color revive en la naturaleza: también las plagas que la atacan.

· La época para desinfectar varía según el clima y la ocasión, ya que hay fumigaciones de prevención, de combate y de control, dependiendo de la peste al acecho. En general, son más preventivos que curativos.

· La fumigación a comienzos de otoño es preventiva por excelencia: se matan huevos de una gran cantidad de insectos y se previene la acción de hongos. En esta época aumenta su posibilidad de éxito, dejando para la primavera aplicaciones mensuales de control.

· Las desinfecciones primaverales son de combate; las de verano debieran ser de control.
· Tenga en cuenta que en climas subtropicales –como el de la zona Norte y buena parte de la zona Central de Chile- la mezcla de humedad y calor favorece la reproducción de insectos.

¿En qué momento fumigar?
· Como toda labor de desinfección, conviene aplicar el producto por la mañana o al caer la tarde, sin sol directo: la combinación de sol y químicos daña sus plantas. Esto es particularmente importante en épocas de calor
· Evite fumigar en días ventosos: puede perjudicar a otras plantas.
· Por regla general, no use productos químicos cuando las flores estén abiertas.
· Previo a dividir o replantar bulbos, siempre se recomienda sumergirlos en una solución fungicida (a base de Captán o Thiram, de amplio espectro).
· Deje pasar un intervalo de tiempo entre los tratamientos para hongos.

¿Qué producto escoger?
· Existe una amplia variedad de insecticidas específicos para jardín –ya sea para una o varias plagas- que actúan por contacto o ingestión.
· Los productos compuestos a base de manibe, cobre y azufre, son muy eficaces pero de alto nivel de polución.
· Una vez identificada la plaga, consulte por el producto adecuado. Asegúrese que el elegido contenga el principio activo adecuado al insecto que quiere combatir.
· Emplee cada producto para el fin recomendado. El uso indebido o fuera de oportunidad puede ser peor que la enfermedad.
· Para identificar la plaga, junto con describir sus síntomas, puede llevar a la sección Jardinería una muestra de hoja o tallo contagiado y solicitar el diagnóstico de uno de nuestros expertos.
· Es importante leer las indicaciones de uso del envase, ya que algunos productos son incompatibles entre sí.

Contra insectos
Pulgones: fumigue especialmente en primavera, después de regar.
– Dimetoato (es de amplio espectro)
– Insecticida Sistémico (contiene Dimetoato, pero en menor concentración)
Como norma general se sugiere no más de 10 cc. de Dimetoato por litro de agua, siempre aplicado después del riego y en horas de poco calor. Dosis mayores o inadecuadas también pueden causar daños en la planta, especialmente en brotes, quemándolos.

Chanchito blanco: aplique en primavera y verano, después de regar.
– Dimetoato
– Insecticida Sistémico

Mosquita blanca: aplique en primavera y verano, después de regar.
-Dimetoato con Aceite miscible
-Insecticida Sistémico

Conchuelas: aplique en primavera y verano después del riego. Es una plaga persistente, por lo que generalmente exige reaplicación. Entre las plantas de interior, el ficus es muy propensa.
-Mezcla de Dimetoato y Aceite Miscible.
-Clorpirifos
-Si la peste perdura, una solución casera es asperjar detergente diluido en agua, por 1 vez.

Chape y Trip: se combaten en primavera.
– Dimetoato
– Insecticida sistémico

Masticadores de suelo (como el gusano alambre): deben combatirse todo el año, mezclando en la tierra.
– Carbarilo
– Diazinon
– Cyperkill
– Permetrina (Dimetoato plus)
– Parathion

Cuncunas, cuncunillas: controle en su fase inicial de crecimiento: en primavera.
– Carbarilo
– Permetrina
– Pimifosmetil (de amplio espectro, que también acaba con masticadores y chupadores)

Moscas y hormigas: especialmente en primavera y verano.
– Trampa de moscas Max Trap
– Cipermetrina
– Cyperkill

Contra ácaros
Las arañitas y ácaros se combaten con acaricidas. Los insecticidas no sirven, aunque la mezcla de Aceite miscible y Dimetoato sí controla el desarrollo de los huevos durante el invierno.
Arañitas y Erinosis: Controle con insecticidas en invierno y desinfecte con acaricida en primavera y verano.
– Arañitas de Anasac
– Arañitas Green Line

Contra hongos
Utilice fungicidas: según el hongo, contienen principios activos específicos. Al escoger su producto –dentro de la amplia variedad existente en el mercado- asegúrese que lo contenga.
Para combatir hongos de suelo o raíces se recomienda combinar 2 o más fungicidas, de modo de cubrir el amplio espectro de hongos que suelen afectar a los prados, frutales, arbustos, etc.
Botritis: es un hongo de alto contagio, por lo que no sólo hay que fumigar la planta afectada, también las que están a su alrededor.
– Mancozeb o Benomil (preventivos)
– Captán o Thiram (de tratamiento)
Oídio: aplique en el período de formación de flores; si es necesario, repita en primavera y verano. Los rosales son muy propensos al oídio.
– Para prevenir: azufre.
Roya: elimine las partes más afectadas y haga fumigaciones preventivas.
– Oxicloruro de cobre
Fumagina: se instala especialmente en las hojas y ramas de cítricos.
– Mancozeb o Diazinon
Cloca/Gomosis/Tiro de Munición: sus favoritos son los frutales.
– Mancozeb o Benomil (preventivos)
– Captán o Thiram (de tratamiento)

¿Puedo acabar con caracoles y babosas?
· Combátalos durante todo el año con Toximol.
· Su presencia se reconoce por la huella de baba dejada en la tierra.
· Aunque los molusquicidas en polvo o pellets son muy efectivos, los caracoles y babosas son muy difíciles de eliminar en forma definitiva.
· Los venenos actúan por ingestión individual –es decir, sólo si el caracol o babosa los come- y no matan a la infinitud de huevos que ponen en nidos bajo la tierra. Pero, al menos, se pueden controlar, aplicando el producto en las zonas atacadas.
· Después de regar, distribuya el cebo en la zona afectada en pequeños montones a 1 m. de distancia.
Los cebos molusquicidas son mortales para los animales domésticos.

¿En qué dosis aplicar los distintos productos?
· Las dosis dependen del producto y de la concentración de su componente activo -que viene diluido en solventes-, ambos con algún grado de toxicidad, aunque viene indicado en el envase.

¿Cómo aplicarlos?
· Comúnmente, los fungicidas se asperjan sobre las hojas; también pueden aplicarse en raíces.
· Los productos en aerosol se aplican a una distancia mínima de 30 cms. entre el envase y la planta, especialmente en aquellas de hojas delicadas.
· Para aumentar la efectividad de un fungicida, conviene rotar su aplicación.

¿Qué precauciones tomar?
· Por lo general, las etiquetas traen impresas las recomendaciones de uso.
· Antes de usar un producto, lea cuidadosamente sus instrucciones: habrá recomendaciones generales, indicación de dosis, frecuencia de reaplicación, antídotos en caso de ingestión, etc.
· Téngalas muy en cuenta, especialmente si va a mezclar productos, pues también hay incompatibilidades entre desinfectantes.
· Respete las dosis indicadas: han sido estudiadas de acuerdo a la tolerancia de las distintas especies.
· La mayoría de los productos son tóxicos: manténgalos fuera del alcance de los niños.
· Si la fumigación será en todo el jardín, cierre bien ventanas y puertas de la casa; en lo posible, no deje salir a los niños al patio o llévelos a otro lado, hasta que los olores pasen.
· Después de cada aplicación, lave muy bien sus manos y los implementos utilizados.

¿Qué equipo se requiere?
· Mascarilla, para evitar inhalar los componentes tóxicos
· Guantes, para proteger la piel del contacto.
· Un aspersor pequeño, si va a aplicar el desinfectante al interior de la casa o en especies menores.
· Para plantas de tamaño medio hay pequeñas bombas -de bajo costo-, que regulan la distancia y dispersión del asperjado.
· Para superficies grandes, prefiera una bomba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *