Flores Comestibles - ¿Cómo podemos preparar las flores comestibles?

Flores Comestibles ¿Cómo podemos preparar las flores comestibles? Leave a comment

En un mercado de consumidores tan dinámico como el chileno, no es de extrañar que las flores comestibles hayan pasado rápidamente de las ferias gastronómicas a los supermercados. Claro que el éxito de estas novedades culinarias se da sólo entre cierto tipo de público, no de manera masiva.

El camino de pensamientos o caléndulas desde los maceteros y patios a la cocina, ha tropezado con la reticencia de quienes creen que tienen mal sabor o que pueden hacer mal.

No se trata, es evidente, de arrancar la primera flor que veamos en el jardín o la florería y traerla al plato. No todas las especies son comestibles y algunas incluso resultan tóxicas. Una precaución fundamental es asegurarse de que no hayan estado en contacto con pesticidas y ciertos fertilizantes, que pueden afectar nuestra salud.

Otra cualidad deseable de las flores comestibles es que su aroma no sobresalga por sobre el de la totalidad del plato que se ha preparado usándolas como ingrediente. Y, claro está, deben estar bien higienizadas antes de consumirse.

Más allá del sabor

A pocos extrañará el consumo de flores consideradas no ornamentales, como la alcachofa, los brócolis y coliflores; de condimentos como el azafrán, derivado del Crocus sativa, o de la vainilla, extraída de una hermosa orquídea tropical.
Sus cotizadas propiedades son compartidas sin embargo por especies tradicionalmente decorativas, que son ricas en proteínas, almidones, aminoácidos, vitaminas y elementos minerales. Pero –además- aportan a los platos olores y sabores sugerentes, haciéndolos más atractivos al agregar colores inusuales a los platos.

A continuación especificamos algunas propiedades nutritivas o usos de diversas flores:
– Espuela de galán (capuchina): Muy consumida en ensaladas, en las que combina bien con el perejil. Sus hojas y flores frescas son ricas en vitamina C. Sirven además para controlar el colesterol elevado. Los incas la cultivaban como hortaliza.
– Pensamientos: Propiedades diuréticas. Se emplea en preparaciones dulces, como postres, y también en ensaladas.

– Rosa: Rica en vitaminas A, B y C. Usada más comúnmente en repostería, de ingrediente para almíbares y confituras. Pero se le dan usos menos esperados, como en salsas de mariscos.
– Caléndula: Los pétalos se añaden a arroces, ensaladas, pescados, quesos, sopas, tortillas, yogures y bebidas. De esta especie asterácea sólo se consumen los pétalos, no el disco central.
– Borraja: Idónea para agregar a ensaladas. También se usa en pastelería y repostería.
– Otro uso de las flores ornamentales es para preparar infusiones o tés aromáticos que influyen beneficiosamente en nuestro estado de ánimo. Tal es el caso de las madreselvas, los amarantos, los jazmines y algunos tipos de azucenas.
– Hibisco: Los mexicanos extraen de las flores de la variedad roja un jugo refrescante de agradable sabor.

Claveles y cebollas

Entre las flores ornamentales comestibles se puede encontrar todo el espectro de sabores básicos. Hay especies de flores ácidas, como la fucsia híbrida y la lila. Otras de sabor picante como la caléndula. Flores que aportan amargor, como el crisantemo. Y entre dulces y agrias, como los bellis y pensamientos.

Algunas flores recuerdan por su sabor a otras plantas. La begonia tuberosa híbrida es parecida al limón, la espuela de galán a la pimienta, el clavel es muy similar a la cebolla y a la borraja al pepino de ensalada.

Recetas diferentes
A continuación ofrecemos algunas sugerencias de recetas que se pueden preparar con flores ornamentales. Usted mismo puede inventar sus propias recetas, conociendo de antemano el sabor y otras propiedades de estos «hermosos alimentos».

Tortilla de Caléndulas
Ingredientes
– 7 huevos
– 150 grs. de queso cremoso
– 1 cucharadita de aceite
– Sal
– Pétalos de 8 flores de caléndula

Preparación
Se trituran las flores y se mezclan con el queso. Luego se añaden a los huevos bien batidos. Se agrega la sal. Se coloca todo en el aceite hirviendo sobre una sartén.

Tortilla rellena de flores de diente de león
Esta receta es sumamente sencilla de preparar. Con ella hemos querido mostrar que incluso las flores silvestres pueden prestarse para elaborar una sabrosa preparación.

Ingredientes y Preparación:
Se pueden emplear tanto las flores abiertas como los botones semiabiertos del diente de león. Deben limpiarse bien y sumergirse durante 30 minutos en una mezcla de agua y jugo de limón. Luego se secan hasta escurrir bien la humedad.
Para elaborar la tortilla, se baten como es habitual las claras y yemas. Se añade sal, pimienta negra y nuez moscada y luego se fríe. Las flores se agregan una vez que finaliza la cocción de la tortilla.

Violetas azucaradas
Consideradas en la antigua Grecia un símbolo de fertilidad, en gastronomía las violetas tienen un sabor suave y también un valor decorativo. Pueden comerse frescas, secas y confitadas.

Preparación:
Para azucarar las violetas, primero se «pintan» -sin sacarles el tallo- con clara de huevo. A continuación, tomándolas del tallo, se sumerjen en un recipiente con azúcar común. Luego, se las deja secar en un sitio seco y ventilado por 24 horas y se les retira el tallo. Se pueden consumir de inmediato o conservar en un frasco cerrado herméticamente. Algunas personas las usan para decorar tortas o las colocan en el champagne.

¿Con qué más se puede hacer?
También se pueden azucarar flores de buganvilia, rosa, pensamiento, ciruelo, manzana y jacarandá.
Las flores azucaradas se pueden conservar por muchos meses en envases herméticos. Las que se van a consumir al natural, pueden guardarse en el congelador sólo durante varios días.

Jalea de pensamientos
Ingredientes
– 5 limones
– 6 láminas de jalea deshidratada sin sabor
– 150 grs. de azúcar
– Pétalos de pensamientos

Preparación
Se pelan los limones y se ponen a calentar las cáscaras en medio litro de agua a la que previamente se le añadió el azúcar. Antes que hierva se saca del fuego y se deja en reposo durante 15 minutos. Luego se cuela.
Se ponen en remojo las láminas de jalea en agua fría, luego se estrujan y añaden al agua todavía caliente con limón y azúcar. Hasta que las láminas se disuelvan del todo.
Se añade el zumo de los limones.

Los recipientes donde se va a colocar la mezcla se humedecen por dentro y se «forran» con los pétalos de pensamientos. Luego se pone la gelatina y se colocan al refrigerador. Al servirlos, se vuelcan sobre una fuente o un platillo.

Jalea de rosas y manzanas
Ingredientes:
– 1 Kg de manzanas rojas
– 8 tazas de pétalos de rosa.
– 6 tazas de agua.
– 2 tazas de azúcar
– Jugo de 1 limón.

Preparación:
Las manzanas, con cáscara y cortadas en cuatro partes, se colocan junto con los pétalos de rosas y el jugo de limón en una olla. Ésta se pone a fuego medio por 3 cuartos de hora, o hasta que las manzanas se hayan ablandado. Esta cocción se coloca sobre una gasa, colgando sobre un recipiente durante unas 12 horas, para que escurra el líquido.
Por cada 2 tazas de este líquido se añaden 2 cucharadas de azúcar. Después se hierve a fuego medio por 15 minutos.
Esta jalea resultante se vierte en frascos, quitándole de la parte superior la espuma que se forma, hasta que se enfríe. Luego se tapa. Para que dure más tiempo es necesario tapar herméticamente.
La jalea así obtenida resulta muy aromática y sabrosa.
Rosas y manzanas pertenecen a la misma familia de las Rosáceas.

Helado de miel y lavanda
Ingredientes:
– 2 tazas de crema de leche líquida
– 1/2 taza de miel
– 4 huevos
– Pétalos de unos 20 ramos de lavanda

Preparación:
Se mezclan las yemas de los huevos con la miel y la crema. Se cuece todo en baño María, a fuego lento, hasta espesar. Luego se agregan las flores de lavanda, se mezcla y se vierte el resultado en un frasco. Se bate un poco y luego se coloca en el congelador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *