La Jacarandá - ¿Cómo plantar la Jacarandá en nuestro Jardín?

La Jacarandá ¿Cómo plantar la Jacarandá en nuestro Jardín? Leave a comment

Esta planta originaria de Brasil y norte de Argentina, pertenece a la familia de las Bignoniáceas
Su nombre científico es Jacarandá acutifolia o Jacarandá mimosifolia.
Se trata de un árbol de gran uso ornamental por la abundancia, belleza y color de su floración de primavera y verano, y la peculiar forma de sus hojas, que semejan helechos.

Es un árbol cuya altura puede sobrepasar los 25 m. Las hojas, semipersistentes, son compuestas dobles y angostas como grandes plumas. Su copa se forma lentamente.
Las flores, que aparecen desde fines de octubre, tienen forma de campánulas, una tonalidad violácea y crecen formando numerosos racimos. Una vez leñosos comienzan a florecer y aumentan de intensidad año tras año.
Los frutos son vainas redondas, indehiscentes (que no se abren naturalmente), con dos semillas aladas.

Sus propiedades y usos de la Jacarandá
· Las hojas tienen propiedades antirreumáticas y cicatrizantes.

¿Dónde plantar la Jacarandá?
· Por ser una especie subtropical, necesita un lugar asoleado.
· Muy adecuado como árbol de calles y parques. Es ideal para la zona norte de nuestro país, aunque se adapta bien a las condiciones de la zona central.
· Prefiere zonas con inviernos suaves y veranos calurosos. No le favorecen las temperaturas muy bajas, menos aún durante su primera etapa de crecimiento. En otoño y primavera, durante los 3 o 4 primeros años, protéjalos de las heladas con toldos de totora.
· Se trasplanta cuando no tiene más de 1,5 m. de altura.
· Sus hermosas flores y su follaje que produce una sombra semi transparente, lo hacen ideal para ubicarlo en puntos de encuentro. Se destaca especialmente plantado frente a muros blancos.

¿Qué tipo de suelo necesita la Jacarandá?
· Requiere un suelo rico en materia orgánica y con buen drenaje.
· Para hacerlos crecer, aplique salitre una vez, o máximo dos, entre octubre y diciembre.
· Para ayudar a endurecer los tejidos frente a los fríos, incorpore sulfato de potasio al suelo dos veces al año (especialmente importante en sus primeros años de vida). En cada aplicación, use una dosis de 20 gr. por metro cuadrado de copa.
· En febrero, aplique 20 a 25 gr. de Fosfato diamónico por metro cuadrado de proyección de la copa sobre el suelo. Hay de dos formas de hacerlo, lo importante es dejar protegido el abono para que no se evapore el amoníaco que contiene:
a) Pique un poco la zona y distribuya a continuación el fertilizante mezclándolo con el suelo. Termine con un riego.
b) Abra varios hoyitos bajo la copa, meta en ellos el fertilizante, cubra con tierra y riegue.

¿Se debe podar la Jacarandá?
· No es un árbol que necesite podarse para contribuir a su floración.
· Sí requiere de podas de limpieza y ortopédicas. Conviene, durante su crecimiento, eliminar las ramas mal direccionadas.
· A los jacarandás jóvenes se les debe eliminar los botones florales para que no produzcan frutos, con el consiguiente desgaste energético.

¿Se debe fumigar la Jacarandá?
· Los brotes tiernos suelen sufrir el ataque intensivo de pulgones, especialmente en noviembre. Aplique aceite miscible para prevenir este daño.
· Lave los ejemplares que presenten fumagina con detergente y agua, apuntando el pistón hacia el tronco.

¿Cómo se reproduce la Jacarandá?
· Se reproduce mediante semillas, las que necesitan un ambiente templado para germinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *