¿Cómo plantar bulbos en el Jardín y sus Cuidados básicos? Leave a comment

Mucho se habla de los bulbos y, aunque generalmente se usa este término para agrupar a todas las plantas bulbosas, estrictamente hablando, no todas ellas son bulbos.
La principal característica de estas plantas tan especiales, es que tienen una estructura subterránea de reserva de alimentos (ya sea un bulbo, rizoma, cormo o tubérculo) que les permite permanecer en reposo y empezar a crecer sólo cuando las condiciones ambientales son las apropiadas.
En Chile, a estas estructuras se les llama también «papas».

· Cada bulbosa tiene su época de floración y su época de reposo. Algunos florecen en primavera y otros en verano, siendo los más conocidos los de primavera.
· En general, su floración es de corta duración pero espectacular. Con una buena planificación pueden proporcionar colorido al jardín durante todo el año.
· Después de florecer, generalmente viene el crecimiento del bulbo y posteriormente se secan sus hojas.
· Una vez terminado su «ciclo activo», el bulbo vuelve a un estado de reposo llamado latencia, lo que puede tener lugar en invierno o en verano, dependiendo de la especie.

¿Cómo escoger un bulbo?
· Estas plantas se pueden comprar en flor o como bulbo, en cuyo caso el costo será menor. Al escoger un bulbo, averigüe: color de la flor, altura, época de floración, profundidad y distancia de plantación.
· Antes de efectuar la compra de sus bulbos, de una vuelta por su jardín y revise los espacios disponibles.
· Si no va a plantarlos inmediatamente, guárdelos en un lugar fresco y seco (bodega). Recuerde que si no los planta en el momento apropiado, se deshidratarán y no serán viables.
· Todos los bulbos que ofrecemos en nuestras tiendas vienen del porte adecuado para florecer, sin embargo, los de mayor tamaño proporcionarán flores más grandes y, en algunos casos, en mayor cantidad.
· Si va a plantar grandes extensiones, puede resultar más económico comprarlos mezclados o escoger los de tamaño más pequeño. Así conseguirá un interesante efecto de color.
· Lo ideal es que los bulbos tengan su cubierta exterior (túnica), porque los protege de la deshidratacion.
· Los lilium no poseen cubierta exterior y se deshidratan con mucha facilidad, por esto deben venir en sustrato (tipo turba). Sus escamas exteriores deben ser fuertes y carnosas. No los compre si están cubiertos de escamas marchitas.
· Verifique que la base de los bulbos y los cormos sea consistente. No deben haber iniciado su desarrollo y su superficie no debe tener indicios de pudrición

¿Cuándo regar el bulbo?
· Los bulbos son fáciles de cultivar, pero es muy importante un buen abastecimiento de agua para obtener buenos resultados.
· Una vez que se planta el bulbo, no debe descuidarse nunca el riego, el suelo debe mantenerse siempre húmedo al nivel de las raíces para obtener una buena floración. Eso sí, siempre hay que tener la precaución de no anegar de agua el suelo para no provocar la pudrición del bulbo.

¿Cómo se alimenta un bulbo?
· El bulbo es un órgano de reserva que tiene la planta que la abastece de los nutrientes minerales y humedad necesarios para iniciar un nuevo ciclo de vida.
· Para que los bulbos vuelvan a florecer al año siguiente es necesario fertilizarlos. Esta labor es especialmente importante de realizar cuando terminan de florecer pues, en ese momento, se preparan para sobrevivir y acumulan las reservas necesarias que les permitirán sobrevivir durante su período de receso. Así tendrán la energía suficiente para volver a brotar y florecer.
· La mayoría de los bulbos forman el embrión de la futura flor entre el final de su período de floración y su entrada en receso. De ahí la importancia de una buena alimentación y un adecuado abastecimiento de agua en esta etapa final de desarrollo del bulbo.

¿Es necesario fertilizarlos?
· Si va a plantar bulbos por una sola temporada, no será necesario que los fertlice pues ellos traen su propio abastecimiento de alimento. Pero si quiere que sigan dándole flores, deberá fertilizarlos.
· El fertilizante natural por excelencia es la harina de huesos.
· Nunca utilice estiércol fresco.
· Nuestros principales proveedores de bulbos recomiendan efectuar 3 aplicaciones de fertilizantes:
La Primera, en período de plantación y/o en el otoño: Superfosfato triple, localizando lo mejor posible, pero sin tocar el bulbo. En Fresias e Iris Holándica se recomienda usar guano rojo. Dosis: 2 a 3 Kgs. por cada 100 m2.
La Segunda, a mediados de invierno, antes de la floración: para que la planta tenga reservas para este proceso. Lo ideal es usar un fertilizante completo: 1-1-1 o bien 1-1-2. Dosis: 1 a 2 Kgs. por cada 100 m2.
La Tercera, después de la floración: este es el período de crecimiento del bulbo, por tanto es de suma importancia adicionar nutrientes para ayudar a su mejor desarrollo. Aplique salitre potásico. Dosis: 2 a 3 Kgs. por cada 100 m2.
· Como complemento, se puede utilizar un fertilizante foliar completo, cada 15 días.

¿Se deben cortar sus hojas secas?
Después de la floración las hojas se secan.
Mientras se mantengan verdes no las retire, pues los nutrientes que ellas contienen serán asimilados por el bulbo. En ese instante empieza la fase en que producen los alimentos para los bulbos del año siguiente.

¿Se deben sacar de la tierra los bulbos?
· Algunos bulbos son plantas perennes que pueden dejarse en el suelo varios años y producen flores cada temporada. Sólo se desentierran cuando el exceso de bulbos en el suelo atenta contra la calidad de las flores. Este es el caso de los muscaris, los narcisos, las lágrimas de la virgen.
· El resto son plantas que aparecen durante una parte del año, que necesitan que sus bulbos queden a resguardo para entrar en un proceso de latencia que dura hasta la nueva época de plantación. Es el caso de los gladiolos, begonias tuberosas y tulipanes.

¿Cuándo y cómo guardar los bulbos?
· Una vez que las hojas estén completamente secas, retire los bulbos y guárdelos en un lugar oscuro y fresco hasta que llegue el momento de volver a plantarlos.
· En el mes de mayo, a los lirios, tritonias y achiras, que han estado mucho tiempo en un mismo sitio y se han juntado demasiado, se les cortan las hojas muy cerca del suelo, después se arrancan las «papas», se desinfectan y se plantan en otro lugar.
· Las dalias, gladiolos y begonias, también se arrancan en el mes de mayo, se lavan los bulbos con algún fungicida, se dejan secar a la sombra y luego se guardan en aserrín en un lugar fresco y seco.
· Los bulbos de dalias se pueden también guardar en arena.
· Se deben guardar hasta la próxima temporada de plantación los bulbos de tulipán, fresia, jacinto y gladiolo.
· Los demás, puede plantarlos a los pocos días, en un terreno debidamente drenado y enriquecido con tierra de hoja o mezcla de tierra especial para bulbos.

¿Cuándo dividir un bulbo?
· El momento de la división es inmediatamente después de que terminan de florecer.
· Si son bulbos, separe cuidadosamente los hijos del bulbo principal y elija sólo los sanos y sin manchas para hacer nuevas plantas. Lávelos y desinféctelos con fungicida y deje secar a la sombra.
· En septiembre, las achiras y lirios que han estado mucho tiempo en el mismo sitio se pueden arrancar, dividir sus rizomas y volver a plantarlos en otro lugar. Normalmente esto debe hacerse cada 3 años.
· Bulbos como los lirios, iris y topinambur –cuya papa es un trozo de tallo subterráneo provisto de raíces- se dividen con un cuchillo afilado, cuidando de dejar intacto el tallo exterior y algunas raíces. Se pueden plantar de inmediato o dejar a la sombra algunos días, tras aplicarles fungicida.
· Los rizomas –como los agapantos- conviene dividirlos a mano, moviendo suavemente hasta separar las plantas. Es preferible plantarlos de inmediato, aunque resisten bien algunos días con algo de tierra húmeda sobre los rizomas.
· Las dalias se pueden dividir en agosto, cuando los brotes tienen 5 a 7 cms.. La herida deberá espolvorearla con algún fungicida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *