Jardines Balcones y Terrazas - ¿Cómo hacer un Jardín en un Balcón o en una Terraza?

¿Cómo hacer un jardín en un balcón o en una terraza? Leave a comment

El apacible placer que sentimos al contemplar un grupo de plantas y flores recortándose contra el cielo en medio de la selva de cemento de nuestras ciudades, hace que no escatimemos esfuerzos para lograr el sueño de tener un pequeño paraíso en nuestros balcones o terrazas.
No siempre es una tarea sencilla. La contaminación, el exceso de sol o de sombra, los estragos del frío y del viento pueden dificultar la labor, pero teniendo en consideración ciertos factores claves, podremos conseguir el éxito esperado.

Al momento de empezar para hacer jardín en el balcón o en la terraza

Un «pequeño jardín personal » nacido en un espacio abierto al vacío necesita de toda nuestra imaginación y cuidados para poder sobrevivir y lucir como quisiéramos.
Plantéese este desafío como una tarea que requiere tiempo, no lo apure; y por pequeño que sea, no descarte la posibilidad de solicitar un poco de ayuda experta.

Agrupar los elementos en su terraza o balcón no es tarea trivial. Necesita integrar la estética con la funcionalidad y con las exigencias propias de cada planta y de cada lugar.
La composición del espacio y los contrastes de llenos y vacíos expresarán sus gustos y reflejarán su sensibilidad y su personalidad.

Antes de llenar de macetas pesadas el lugar (especialmente en construcciones antiguas) asegúrese que éste sea estructuralmente capaz de resistirlas. Recuerde que la tierra húmeda aumenta considerablemente de peso.
Examine hacia donde evacuará el agua del riego y cuide que no termine por generar humedad dañina en otras áreas de su casa o de viviendas vecinas.

Tamaño del espacio: se dice que cualquier pequeño balcón puede ser un lugar de serena belleza y toda gran terraza puede llegar a transformarse en un auténtico jardín.

Una zona verde, un poco silvestre, en donde se mezclen arbustos, plantas vivaces y flores anuales como una sola masa colorida y densa, entregará un aspecto fresco y vivaz a una gran terraza. Sin embargo, la misma idea utilizada en un balcón pequeño traerá sensaciones de confusión y ahogo.

Si su terraza es suficientemente amplia, considere la posibilidad de integrar en medio del verde algunos elementos decorativos como jarrones y figuras de cerámica o piedra, objetos antiguos de fierro, jaulas, fuentes de agua, esculturas, estatuas, columnas, etc.

Si el espacio es restringido, será fácil conseguir un efecto inmediato con poco esfuerzo: un pequeño árbol, una planta que florezca, una trepadora, unas cuantas flores de colores y habrá logrado el rincón de sus sueños.

En balcones pequeños no deben faltar las flores anuales para crear masas coloreadas y compactas. Resulta también interesante y agradable trabajar un pequeño cerco modelado geométricamente a modo de escultura, como en los jardines italianos. Se prestan para ello los buxus (rotundifolia y pumila) que admiten varias podas al año, y las trepadoras de hojas perennes, como hedera helix, ficus repens, etc. También podría cultivar allí plantas aromáticas, como lavanda y romero.

Formas, tamaño y color: si quiere conseguir un mejor efecto decorativo agrupe las plantas y objetos por tamaño y por color. Las más grandes al fondo y por delante las flores anuales y las de crecimiento colgante o en cintas. Tenga siempre en cuenta la época de floración.

La linealidad, el orden y la simetría de un grupo de macetas hacen resaltar el aparente desorden de los vegetales. Lo que no quiere decir que tenga que agrupar macetas iguales en fila india, sino -más bien- tratar de romper de pronto la monotonía ubicando, por ejemplo, un gran macetero de un color diferente en medio de un grupo.
Si su terraza es la continuación del living, ubique en ella amplias masas de flores de colores que armonicen con los estampados del tapiz o el colorido de los muros, cuadros o muebles.

Si su terraza es la continuación del dormitorio, ponga trepadoras y flores perfumadas de tonos suaves, ojalá en armonía con los del dormitorio.

El estilo del Jardín en el balcón o terraza

No es preciso contar con un gran espacio para imprimir a una decoración verde un sello y estilo propios. La organización del espacio libre, la armonía cromática, la justa proporción de los verdes, son todas señales que hablan por sí solas del carácter y personalidad de quien se ha encargado de diseñarla.
Prepare su proyecto, por pequeño que sea, de manera que armonice con el estilo de su casa o departamento. Recuerde que una terraza o balcón se constituyen en una extensión del espacio interior, y conviene tratar de lograr continuidad a través de formas y colores.

¿Cómo podemos hacer nuestro jardín en el balcón o terraza?

Un enrejado con plantas trepadoras, dispuesto convenientemente, permitirá modificar el aspecto de una pared de fondo, conformar un rincón más íntimo o encuadrar vistas o panoramas interesantes. Aprovéchelos.
Si va a instalar una pérgola o un enrejado asegúrese de escoger un modelo que concuerde con el ambiente exterior y el estilo arquitectónico. Los de madera se ven mejor en combinación con estilos modernos y rústicos, mientras que los de fierro y polietileno son más apropiados para estilos más clásicos.

Si instala una estructura de fierro que sea interesante desde el punto de vista del diseño artístico, no la cubra con enredaderas que la lleguen a tapar por completo. Prefiera alguna de ramas ligeras, como ciertas clemátides y manténgala bajo control y bien cuidada. Si prefiere, utilice cortinas de color crudo. Así podrá lucir y destacar la obra de fierro.

Si combina sus pérgolas o enrejados con muebles, escójalos de materiales iguales o similares, y vístalos con cojines de telas sobrias, que hagan juego con los colores de las flores y del entorno.

Si va instalar toldos o sombrillas, recuerde que las de colores pueden llegar a modificar con sus reflejos los tonos de una habitación vecina.

Las formas y materiales de los maceteros o contenedores, junto con la elección de las especies vegetales, también aportarán carácter y pueden reforzar un estilo: moderno, rústico, clásico, exótico…

La elección de las plantas para nuestro balcón o terraza

Al elegir sus plantas, lo primero que debe tener en cuenta es el tamaño y orientación de su balcón o terraza.
Para hacer más interesante y vivaz la composición, es mejor que utilice diversas especies, pero tenga cuidado con las orientaciones ventosas de balcones abiertos o jardines colgantes, pues la elección de plantas deberá limitarse sólo a las de ramas robustas, capaces de resistir el viento sin llegar a romperse.

En esos casos, prefiera las que no tengan dimensiones excesivas, que quedarían más expuestas a sufrir los rigores del viento y la intemperie.

Tenga presente que, debido a que las raíces se arraigan en un área menor de suelo, la resistencia de las plantas de maceteros o jardineras es más limitada que la que suelen tener las mismas especies en el jardín.
Las actividades que se van a desarrollar en su balcón o terraza no son un simple detalle. Si va a utilizarlos únicamente en verano, podría querer escoger únicamente plantas de floración estival, como el heliotropo. Pero si quiere contemplarlo o utilizarlo a lo largo de todo el año, le aconsejamos escoger cierta diversidad vegetal, con ejemplares de hojas perennes, floraciones escalonadas o que produzcan bayas o frutos de colores. Así tendrá variedad, colorido y vivacidad incluso en los meses de invierno.

Si va a haber tránsito de personas en torno al lugar, no escoja plantas espinosas (mahonia, berberis vulgaris, ilex aquifolium, etc).

Otro tema relevante: si es usted quien va hacerse cargo de las plantas, considere también el tiempo que demandará su cuidado y vea si está de acuerdo con su disponibilidad. No se entusiasme más de la cuenta.

Jardineras y maceteros para el jardín de nuestro balcón o terraza

Maceteros y jardineras son indispensables para cultivar plantas en terrazas y balcones. Escójalos de dimensiones adecuadas al tamaño de las plantas.

Es mejor empezar plantando en maceteros relativamente pequeños, pero con buena tierra y abundantes elementos nutritivos, e ir trasplantando a medida que las raíces de las plantas van necesitando mayor espacio.
Utilice buena tierra, adecuada a cada especie, y renuévela y/o abónela regularmente en el momento preciso.
Tenga presente que en maceteros grandes resulta más difícil conservar la tierra sana, pues a menudo la excesiva humedad facilita el desarrollo de organismos perjudiciales para la planta, que atacan sus raíces.

Si la maceta elegida ha sido usada previamente, límpiela y desinféctela antes de volver a plantar en ella.
En cuanto a formas, en lugares muy transitados preocúpese de no utilizar contenedores de aristas vivas.
Muy adecuadas para balcones son las jardineras o macetas colgantes con plantas rastreras en su interior, como por ejemplo: hiedra, espárragos, petunias, espuela de galán, etc.
Apoye sus macetas sobre una buena base para evitar riesgos de caídas. Si cree necesario anclarlas, no deje de hacerlo.

La orientación de nuestro jardín en el balcón o terraza

La orientación del lugar es otro punto crucial al momento de hacer la selección de plantas. La humedad relativa del aire, la dirección y frecuencia de los vientos, la cantidad de lluvia, son claves para el buen desarrollo de las plantas y, por lo tanto, esenciales de considerar cuando hacemos la selección de las especies.

Pero no basta con saber en que zona geográfica estará ubicada la planta. El clima efectivo estará determinado por la suma de varios factores: latitud, orientación, e incluso las características arquitectónicas de cada lugar.
Aunque las plantas suelen quedar más resguardadas del rigor del invierno en los balcones que en medio del jardín, también padecen con mayor intensidad los estragos que el viento y las altas temperaturas estivales producen sobre ellas.

Una terraza vidriada deja las plantas más resguardadas de los fríos invernales, pero puede acumular demasiado calor en verano.

– La orientación este suele ser la mejor, pues recibe el sol y el calor de las primeras horas del día. Las plantas pueden aprovechar la luz reflejada en los muros.
– La orientación oeste con el sol de media tarde, puede ser una buena alternativa, especialmente en zonas urbanas. La menor cantidad de rayos solares se compensa por el calor que pueden llegar a despedir los muros. La luz es más que suficiente.
– La orientación sur es fresca en verano, pero demasiado fría en invierno. Puede ser adecuada, siempre que el espacio elegido reciba luz directa y no quede expuesto a los vientos fríos o envuelto por la sombra de árboles grandes o de otras paredes.
Plantas que resisten el viento y poco sol: aucuba, suculentas, boj, hiedras, coprosma.
Plantas para sombra: fucsia, alegría del hogar, hedera helix, prímula, hortensia, begonia, anémona.
Plantas para semisombra: prímula, alegría del hogar.

¿Cómo podemos hacer nuestro jardín en nuestro balcón o terraza?

Un trillage blanco orientado hacia el sur, apoyado sobre un muro también blanco, se llenará de vida con plantas de follaje amarillo, verde claro o variegado, o con flores blancas o amarillas.

– La orientación norte se vuelve difícil en verano, especialmente en terrazas muy elevadas o muy expuestas a vientos cálidos y secos, pues los rayos del sol pueden secar y llegar a quemar los tejidos vegetales.
Resistentes al sol son: geranio, formas simples de petunias, rosa, zinnia, tagete, calceolaria rugosa, begonia pendula, begonia sempreflorens de flores blancas y follaje oscuro, verónica, verbena, lobelia sapphire azul, coprosma kirkii, pajaritos, (delphinium ajacis), cartuchos, muscari, ranúnculos, fresia, rayitos de sol.

¿Si nos da el sol todo el día en nuestro balcón o terraza?

En las terrazas ubicadas en las azoteas de los edificios el sol suele pegar fuerte todo el día, especialmente en verano, acumulando mucho calor en los muros. Para disminuir ese efecto, píntelos en tonos medios o neutros (no de blanco), adose por delante enrejados de madera natural protegidos con barniz natural y deje crecer sobre ellos plantas trepadoras como passiflora caerulea, trachelospermum jasminoides.

La iluminación de nuestro jardín en el balcón o terraza

La iluminación es un complemento fundamental para lograr un ambiente íntimo y acogedor. Haga una distinción entre iluminación funcional e iluminación decorativa.
Mediante la iluminación funcional usted se asegura de poder simplemente ver lo que quiere ver, mientras que con una iluminación decorativa cuidadosamente planificada conseguirá sensaciones y efectos casi mágicos flotando en el ambiente.

Algunas ideas para el jardín en nuestro balcón o terraza

Reviva un pequeño balcón con un enrejado de madera adosado sobre la pared, y sobre él apoye pequeñas macetas con arbustos podados en forma geométrica.

Consiga una pared florida con un mínimo de gasto instalando una jardinera alargada rodeada con un marco de madera o de fierro desde donde pueda colgar una enredadera.

Los pastelones de madera tratada dejan pasar el agua de lluvia y el aire; son ideales para revestir o esconder rápidamente el piso de una terraza o balcón. Además, las plantas se ven favorecidas por el aislamiento térmico adicional que les confieren.

Si quiere conseguir rápidamente un sector más íntimo, instale un enrejado y de él cuelgue una serie de macetas con plantas colgantes (alegrías del hogar, kalanchoe, rayitos de sol, etc…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *