¿Cómo hacer los Caminos en el Jardín? - ¿Qué Materiales Utilizar en los Caminos del Jardín?

¿Cómo hacer los caminos en el Jardín? ¿Qué materiales utilizar en los caminos del Jardín? Leave a comment

Un camino, un lugar para instalar una mesa o un lugar de reposo en medio del jardín, siempre necesitarán atención. Ya sea por la intensidad de uso o una ubicación privilegiada, si no quiere que luzcan descuidados, es conveniente tratarlos con especial cuidado.
Neutros o con carácter propio, los caminos deben combinar con el resto del entorno (rústico, despejado, minimalista, etc.). Si de reforzar estilos se trata, el material escogido es clave.

¿Cuál escoger?
· Al decidir el material de sus senderos, tenga presente estos factores: presupuesto disponible, materiales existentes en la zona, estilo de la casa, nivel de formalidad del jardín, características específicas de los materiales.
· Sean duros o blandos, los materiales escogidos siempre deben resultar prácticos, de fácil mantención y alta duración. Algunos pueden ser atractivos de aspecto, pero molestos para caminar o difíciles de mantener.
· No olvide revisar también su comportamiento frente al agua: no deben acumularla en grandes cantidades (especialmente en zonas de mucho frío), ni ponerse resbaladizos con la lluvia o el riego (especialmente en zonas con tendencia a la formación de musgo).
· Las mezclas de materiales en un camino permiten incorporar diferentes texturas y colores, pero dosifíquelas, pues si pone más de 2 o 3 materiales diferentes puede verse recargado.
· Antes de combinar, decida si prefiere lograr armonías o contrastes. Las combinaciones armoniosas se logran con materiales de colores similares o de orígenes comunes, por ejemplo: maderas y cortezas o ladrillos y grava. Los contrastes pueden conseguirse a través de los colores -por ejemplo: piedras blancas, contra un borde de ladrillos rojos- o por el uso de determinados materiales: un camino de ladrillos contra un borde de madera.
· La piedra natural es un material muy pesado, pero es bastante frágil y fácil de cortar e instalar.

Pavimentos duros para hacer el camino en el jardín
· Los granitos, mármoles, hormigón, cerámicos y adoquines se usan especialmente en caminos y superficies que forman parte de ambientes más formales. Con ladrillos, pizarras y piedras se pueden reforzar estilos más informales.
· La forma en que se instalan puede marcar toda la diferencia: los diseños geométricos de ladrillos o cerámicos son más formales que los materiales puestos sin fijación o de diseños rústicos.
· Los pisos duros no tienen que ser necesariamente rectos: por ejemplo, se pueden hacer rayos semicirculares de adoquín u hormigón, intercalados por barras de césped a la salida de la terraza. Es una solución moderna y económica.
· Las formas y colores que quiera darles dependerán simplemente de su gusto. Algunos diseños –como aquellos que buscan imitar el antiguo huevillo- exigen una preparación más laboriosa. A la hora de escoger, es preferible optar por formas simples, sin demasiados detalles, ya que competirán con el jardín o simplemente se perderán en él.
· Entre los pisos duros, hay unos más resistentes que otros, pero en general aguantan el uso intenso.

· Ladrillos: fabricados con arcilla, se presentan en una amplia gama de tonalidades que pueden aprovecharse diseñando composiciones que mezclen los distintos colores.
Se pueden instalar juntos formando dibujos, como por ejemplo mezclando líneas rectas con diagonales, o en espina de pez, o separados, dejando crecer pasto o flores entre medio.
Se deben instalar sobre una base bien nivelada, firme y resistente.
Como son porosos y absorbentes, en algunas aplicaciones es conveniente protegerlos con algún producto sellante. Pueden llegar a partirse y desgastarse en zonas donde hiela.
· Piedras Pizarra: es un material natural, de color grisáceo o verdoso, resultante de la petrificación a gran presión y temperatura de lodos sedimentarios a base de arcilla.
Es impermeable al agua, resistente y muy pesada. Está constituida por hojas fácilmente separables, que pueden dejarse con su terminación natural o sellarlas. Se recomienda sellarlas.

Se instala sobre base de hormigón para hacer los caminos en el jardín
· Piedras Laja: son fragmentos de piedras, más o menos planas que tienen una de sus dimensiones mucho menor que las otras dos. Es un material muy duro, rígido y de gran resistencia.
La piedra laja está canteada en forma rústica. Se presenta en diversos colores, tamaños y grosores, según el lugar de donde se la extraiga: rosado, verde, amarillento.
Usada en exteriores, a veces es conveniente protegerla con algún producto fungicida.

· Adoquines: pavimento de piedra, su forma rústica es la de un tronco de pirámide con base rectangular. Sus medidas aproximadas: 13 x 21 cm. de base x 14 cm. de alto.
Se instalan sobre una capa de arena que descansa a su vez sobre un terreno estabilizado y apisonado o sobre una base firme de hormigón. Las uniones se rellenan con arena (para instalaciones provisorias) o con mortero rico en cemento y bastante fluido (para instalaciones definitivas). También se pueden rellenar con asfalto.
· Adocreto: su nombre es una mezcla entre adoquín y concreto. Fabricado con hormigón simple, vibrado, a veces incorpora materiales adicionales que le permiten conseguir texturas y colores diferentes. Sus aristas -curvas o rectas- toman diversas formas que encajan unas en otras, conformando la superficie del pavimento.
Se pueden instalan sobre una cama de arena, lo que permite retirarlos en cualquier momento sin dañarlos, o sobre un mortero de cemento (para instalaciones más definitivas).

· Cerámica: este material es muy fácil de limpiar y mantener. Al escogerla, elija una que sirva para pisos exteriores. Muy apropiadas son las antideslizantes, pero -si piensa instalarla en zonas expuestas a fríos extremos- asegúrese que resista heladas.
Si va a recibir sol directo durante gran parte del día, prefiera colores oscuros, pues el reflejo del sol sobre un pavimento claro suele ser molesto para los ojos. Se pueden recubrir con sellantes que las protejan de posibles manchas. Vea: Cómo escoger la cerámica adecuada.
· Baldosas: los suelos de baldosas suelen ser más gruesos y pesados que los de cerámica. Se instalan preferentemente sobre base sólida de hormigón, plana, resistente a la humedad y limpia. Si el piso va a estar expuesto a heladas, asegúrese que el material las resista.
· Mármoles y granitos: son una opción elegante y sólida. Sus diferentes tamaños y formatos permiten gran variedad de formas de instalación. Al igual que la cerámica y las baldosas, son materiales pesados, que necesitan bases firmes, sólidas, resistentes y bien niveladas. (Vea más información en: A la hora de escoger un mármol y A la hora de escoger un granito.)

· Pastelones: son losetas fabricadas con mortero u hormigón de cemento vibrado. De 4 cm. de espesor, tienen diversas formas y tamaños, siendo el más típico el de forma cuadrada, de 60×60 – 50×50 o 40×40 cm.
También se fabrican medios pastelones, pastelones angostos y largos (para bordes de caminos), con forma triangular (para bordes en instalaciones diagonales) y hexagonales.
Se instalan con patrones de diseño similares a los utilizados con las cerámicas, pudiendo además alternarse con zonas de «huevillo». Se pegan con mortero 1:6 (1 parte de cemento y 6 de arena).
· «Huevillo»: es una piedra pequeña, de cantos redondeados.
· Radier afinado: es la terminación lisa y suave que se le da a una base de hormigón. Se aplica mientras el hormigón está fresco, espolvoreando cemento puro o mezclado con tierra de color sobre la superficie, hasta obtener una dosificación aproximada a 1:3. A continuación, la superficie se aplana y alisa con una llana, manteniéndola húmeda durante 2 días. Para superficies mayores, se debe considerar juntas de dilatación.
También se puede afinar un radier antiguo: se limpia y humedece la base y se aplica sobre la superficie un mortero 1:3 con un espesor mínimo de 3 cm. (no menos pues no se lograría una buena adherencia entre el mortero nuevo y el hormigón antiguo). Finalmente se afina el mortero, espolvoreando cemento puro o con tierra de color manteniéndolo húmedo por 2 días.
¿Qué tenemos que tener en cuenta al construir los caminos en el jardín?

Si usa pigmentos o tierra de color, asegúrese que sean aptos para usar con cemento. Para conseguir el mismo tono en toda la superficie, prepare y revuelva bien la mezcla en seco, calculando la cantidad necesaria para todo el trabajo.

Pavimentos blandos
· En este grupo se incluye la tierra compacta, arena, gravillas de distintos colores, roca machacada y hasta cortezas.
· Son materiales dúctiles, que permiten soluciones creativas y decorativas.
· Los pavimentos blandos duran más si están bordeados con material duro (ladrillo, piedra, madera).· Maicillo: es un material arenoso de color amarillo. Se usa para mejorar el aspecto del suelo, evitando el polvo en el verano y el barro en el invierno.
· Chamota: este material no es otra cosa sino trozos de ladrillo de arcilla cocida. Además de su uso en jardines, es también utilizado en canchas de tenis.
· Bolones, gravas y gravilla: los caminos empedrados tienen un aspecto rústico y presentan una textura bastante irregular, que puede resultar incómoda para caminar.
Los bolones tienen un tamaño mayor a 80 mm. de diámetro. Se usan especialmente en cimientos y para delimitar bordes de caminos. La grava gruesa tiene 40 a 80 mm. de diámetro; la fina entre 20 y 40 mm. La gravilla está constituida por piedrecillas de 10 a 20 mm. de diámetro; es muy usada en pavimentos, pues exige cuidados mínimos, sólo un repaso y nivelación periódica. La gravarena es la más fina y tiene entre 5 y 10 mm. de diámetro.

Entre pavimentos blandos y duros está la madera, que también se ve preciosa marcando senderos o desniveles.

· Rodajas de madera: las secciones circulares de troncos combinan muy bien con estilos rústicos. Deben tener un espesor mínimo de 5 cm. Escoja maderas duras, pues las blandas se pudren con la humedad del terreno. Antes de asentarlas sobre un lecho de arena, protéjalas con un impermeabilizante para madera. Las que se venden listas, suelen estar pre-tratadas.
· Durmientes: se usan especialmente en bordes y para marcar zonas con escalonamientos. Instalados cada 15 cm. remarcan una loma en el jardín. Para integrar mejor una escalera de durmientes al entorno, se puede intercalar plantas entre el escalón y el contraescalón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *